sábado, 31 de octubre de 2009

Para conseguir algo hay que desearlo intensamente

Esa es una pavada de las que pueden decirte los boludos que después de leerse un par de libros de autoayuda se ponen a hablarte en plan ínclitos aconsejadores.
Pavada maliciosa que pone el peso de la responsabilidad en uno y atribuye a un deseo insuficiente el malogro de lo que dice desearse.
Si eso fuese cierto, yo ya me habría garchado a Demi Moore, a quien deseo intensamente desde la época de “Échale la culpa a Río”, cuando era muy bonita, tanto como ahora, y muy distinta, vistas todas las cirugías a las que se ha sometido.

No hay comentarios: