miércoles, 21 de agosto de 2013

Tantas pavadas juntas (y repetidas)

La ilusión de siempre, de otro lugar y otro tiempo
No la despiertes
Un mail viejo, unos hechos siempre vigentes
Parece que resulta
Mano en el pecho
No todos los abusos son iguales, parece
Cualquier excusa era buena
Tienen miedo, pobrecitos
Palestina libre (alguna vez)
Escalera
Bajo consumo
Ya ni esto tengo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y un día orfané...

Anónimo dijo...

“Las ambulancias terminan devorándose todo”.

La morguera se traga el cuerpo
antes que la tierra
o el horno.
Todo lo demás queda.
Todo.
Una presencia gaseosa,
a veces tan imprecisa
como la que hubo antes
de que cerraran la puerta de la Trafic.
Un torbellino disuelto
cuyas partículas
quedan adheridas
a los días.
Hasta cuándo.

Anónimo dijo...

Nadie me mira
nadie me habla
nadie me toca

Todos me matan.