viernes, 30 de noviembre de 2012

Podría

Por mail

Me dijiste "los viernes" y estos viernes se me complicó: uno creo que llovió, el que pasó estuve arruinado por no dormir bien, el que viene toca g gratis en (ciertolugar).

En persona

–¿Pudiste ir a ver a g?
–Sí.
–... ¿Y? ¿La pasaste bien?
–Sí, qué sé yo... Dentro de ciertos límites, sí. Podría haberla pasado mejor, pero... No dependía de él. Ja.
–No te entiendo...
–Y... Podría haber llegado más temprano, podría haber estado más adelante y así ver menos nucas y más g, podría haberme dado cuenta apenas llegué de que no se entraba por donde se entró la vez pasada, podría haber ido acompañado con una buena compañía, podría haber sido la mejor compañía para quien me acompañara, podría haber vuelto acompañado con una buena compañía, podría haberme sentido mejor (y no me sentí particularmente mal), podría no haber necesitado tomar un jugo Ades y comer unas pasas en el medio del show para mantener mi glucemia en condiciones, podría no haber hecho tanto calor ahí adentro, podría haber tenido cerca a alguien atractivo y no a esos dos barbudos besándose, podría haberme sentido mejor y sentarme adelante –en el piso, cerca de g– y no en la silla donde elegí quedarme –y que tuve la suerte de conseguir–, podría haber llevado el cosito para grabarlo, podrían haberlo subido entero a youtube –como la otra vez–, podría haber estado abierto el balcón –como la otra vez– para poder sentirme Perón por un momento –cosa que no pude hacer la otra vez–, podría haber llevado una cámara de fotos –que no tengo–, podría haber tocado un par de canciones que no tocó (croladelante, vamosdepaso), podría haber evitado el comentario que hizo sobre McRee y la basura –o decir algo de los billetes de Voodoo–, podría haberme sentido relajado, podría no haber tenido ni por un instante el recuerdo y/o la idea de un ataque de pánico, podría no haber sentido una vez más que estaba injertando algo a presión en la realidad y que un rato después, cuando terminara, todo iba a ser igual que antes, podría no haber sentido la desazón que tuve cuando salí y vi la hora (21:30), y pensé que, entre que llegaba a casa, me bañaba, comía, boludeaba un rato con la compu, se iba a hacer las doce y pico, y mañana no me iba a poder despertar antes de que se despertaran los niños exaltados de arriba.
–...
–Igual, fueron como veinte temas. Estuvo re bien...

No hay comentarios: