sábado, 25 de enero de 2014

Protocolo

En un lugar donde laburé, ciertos días había actos, y la gente empezaba a llegar antes de que se hubiera cumplido mi horario. Cuando llegaban, ya fuera que yo les abriera la puerta o no, saludaban individualmente tanto a mí como a la otra persona que atendía al público. Luego se dedicaban a lo suyo: a esperar sentados, a leer algo, a mirar un cuadro, a charlar con un conocido que también había asistido al acto…
Mi horario se cumplía un ratito antes del comienzo del acto, y el problema para mí surgía cuando llegaba la hora de irme y había cinco, siete, diez, quince personas que me habían saludado. ¿Debía despedirme de ellos uno por uno? ¿Debía interrumpir sus actividades, incluso las conversaciones que pudieran estar manteniendo, sólo para despedirme? De verdad que nunca supe qué hacer. Y entonces me iba sin saludar, ja ja… Bueno, no tan así: si había pocas personas, dos o tres, trataba de saludar, pero a veces se (me) pasaba bastante tiempo esperando que sus atrapantes menesteres les permitieran registrar el entorno y, con él, a mí.
Me acordaba de esto porque el mes pasado visité a una persona conocida en un lugar donde también había gente vinculada a ella, todos muy ocupados en sus diversos quehaceres. Estas personas me fueron presentadas una a una, a medida que nos cruzábamos con ellas o que se acercaban a mi anfitriona y a mí.
Cuando llegó el momento de irme, también llegó la duda acerca de si los saludaba desde lejos, si debía acercarme a ellos, interrumpiéndolos, para despedirme o si me iba sin saludarlos. Y se lo comenté a mi amiga. No recuerdo su respuesta exacta, pero la cosa es que me acerqué a cada uno de ellos, habré improvisado un “bueno, me voy” en una esforzada voz alta, tal vez ella haya hecho la segunda, e intercambiamos unos besos y unas cuasi palabras que me hicieron sentir como un mosquito revoloteando junto a la oreja de alguien que está por dormirse…
Me gustaría que este post tuviera una utilidad concreta. Para mí. Así que pregunto, por si alguien pasa y lee y quiere comentar, ¿qué hay que hacer en esos casos? ¿Hay un protocolo? ¿Hay que improvisar, según venga la mano, o según uno la perciba? ¿Hay que no ver a nadie y mandar a toda la gente a la concha de sus respectivas madres? ¿Eh? ¿Qué hay que hacer?

No hay comentarios: