viernes, 23 de marzo de 2018

Monedas nuevas de uno

Hoy me dieron una moneda nueva de un peso. El diseño es confuso y el relieve no resalta. Es mediana, livianita y opaca aun con su brillo de novedad: es intrascendente. Perderemos varias sin notarlo. Después me di cuenta de que vale menos que una cinco centavos en su momento.
Cuando agarro quince moneditas de cinco de las decenas que tengo para ir a Coto –el único lugar donde aún me las aceptan– y pagar con ellas una parte de lo que cuesta la bandeja de brotes de soja, me pregunto por qué no decidieron acuñar, aunque sea para llamar la atención, una moneda cuadrada.

No hay comentarios: