martes, 29 de julio de 2008

Parte de la desmembrada grey

Más allá de que me gustó la frase –de que me sentí reconocido/interpelado, lo asumo–, no sé si debería reivindicar ser parte de algo; en especial si está referido a meros consumos culturales compartidos. Y mucho menos si la palabra en cuestión originalmente tenía el significado de “rebaño”.
Por lo demás, reafirmo mi deseo de que una de mis bandas favoritas, Don Cornelio, no se junte de nuevo. El pasado no vuelve: no nos engañemos. No vamos a volver a tenerlo –no volveremos a ser los que fuimos–, y es mejor conservar aquel recuerdo que cambiarlo por uno amargo, embarcándonos en un viaje hechizo en el tiempo huyendo hacia la idealización.
A contramano de lo que decía Benjamin, encuentro más autenticidad en un disco, tomado como la captación y construcción de una obra, petrificado, multiplicable e inalterable, que en ese aquí y ahora oficinesco que suelen ofrecer los grupos que se reúnen, en hechos que no son más que un gran ejercicio de marketing basado en los conocimientos de la neurobiología.
Me dice más la reproducción fonográfica/digital de “Prófugos” (¡mirá el ejemplo que te pongo!) que unos tipos en un escenario, simulando que pasa algo, y otros miles, abajo, creyendo que pasa algo porque pagaron una suma de tres cifras. En esa irrepetibilidad no hay aura, Walter; hay un vacío como el que sentía Bart Simpson cuando vendió su alma.
Ni que decir del desengaño que me golpeaba cuando la magia que parecía cuajarse aquella noche de Vélez se cortaba en el instante en que, por ejemplo, Manzarek ponía el pie derecho sobre su tecladito, remedando a Jerry Lee Lewis. Y la sentencia de Mollo era más que un juego de palabras, porque de verdad que a esos Doors les faltaba el picaporte.
Así que griten todos, ¡que no vuelvan los Redondos! Ni Sumo. Ni Don Cornelio.

Por lo demás, este tema del nuevo disco de Palo me gustó cuando lo vi en la tele, en un recital que pasaron. ¡Y justo cuando saca el disco nuevo empieza a hablar de que Cornelio podría volver! La vida es lo que te pasa mientras estás acordándote de lo que te pasó…

1 comentario:

Maxy dijo...

Hola Olga, qué haces? es horrible el video.
Coincido con respecto a que el pasado no vuelve. y reitero el engaño como realidad subjetiva. ES CASI UNA RELIGION!! jajaja
Bueno. Pasaba a decir eso nada más.