sábado, 15 de noviembre de 2008

Cornelio (XII)

Siempre que mirás y
llegás hasta adentro
de lo que creemos,
siempre estoy saltando (¡oh!);
siempre, casi siempre,
estuve saltando.

Y llegás como bestia a devorarme
hasta amarme. Hasta amarme.
Siempre con música en la cabeza,
y llegás a tocarme.

Siempre estoy mirando
los bosques negros del piso.
Voy a soñar
que estás allá abajo
y llegás hasta todo,
que llego a patearte hasta amarte,
que llego a patearte hasta amarte.

Siempre estoy saltando (¡oh!).
Siempre casi siempre
estuve saltando.

Siempre estoy saltando (¡oh, oh!).
Siempre casi siempre
estuve saltando.

Siempre estoy saltando (¡oh, oh!).
Siempre casi siempre
estuve saltando.

Siempre estoy saltando (¡oh, oh!).
Siempre casi siempre
estuve saltando (¡ah!).

¡0h, oh, oh!
¡Eh!
¡0h, oh, oh!
¡0h, oh, oh!
¡0h, oh, oh!

¡¡Eeeeeeeeeh!!

(Patearte hasta la muerte)

No hay comentarios: