lunes, 25 de febrero de 2008

Gang rape live!

Durante un rato largo se repetían en el boliche las cargadas homofóbicas, en especial de un pibe a los de la única mesa que había en ese sector del salón, rodeada por los asientos de la pared. Los que estábamos sentados en ellos vimos cómo un chabón medio gordo de remera azul, largos shorts blancos y ojotas, y postura pendenciera (un siglo atrás, diríamos compadrita) saltó de repente de esa mesa y fue a cagar a palos al pibe de las cargadas, que estaba del lado de la pared, enfrente nuestro, aunque más cerca de la entrada.
Al toque se armó un tumulto como el de los dibujitos animados, en el que no se divisaba qué ocurría bajo el torbellino de cuerpos. Uno de los participantes del cachengue decía “Felá, felá” (sic), o tal vez era otra palabra que no comprendí cabalmente.
La siguiente mirada muestra al de remera azul, más colorado que antes, lo que resalta su pelo muy corto, fuera de la tolvanera, pero manteniendo la mirada en ella y la actitud de pendencia.
El bardo se traslada a lo que serían las cercanías de la entrada: es un scrum donde finalmente se divisa que entre varios sostienen al pibe aquel en cuatro patas: veo sus muslos desnudos y peludos. El apelotonamiento de cuerpos y caras también está integrado por una chica. Un chabón se ubica detrás, de rodillas, y parece que se esmerara en algo. Desde nuestro lugar la escena no es explícita.
Salen de cuadro y los que nos quedamos en nuestros lugares actuamos la naturalidad que impone el horror.
Me pregunto si era un boliche o una cárcel.

Macri es igual

En este mismo blog, cuyas entradas, en su totalidad, pertenecen al mundo de la ficción y la imaginación, dijimos que Macri no era peor, como afirman las pintadas maniqueas y falaces de los zurdos más o menos disfrazados de progres o viceversa. Dijimos que era igual.
Y lo demuestra con esta represión que manda llevar a cabo en Belgrano, descargando todo el poder represivo del Estado sobre los pobres que estaban en Pampa y la vía (¡qué lugar tan simbólico!). Para ello se vale de la Policía Federal, cuyo jefe es el comisario Valleca, el mismo que reprimió una marcha de Hijos frente a la casa de Etchecolatz a fines de los 90, la cual terminó con muchos manifestantes refugiados en la cercana facultad de Sociales de la UBA.
Como la yuta no puede entrar a la fuck, los dirigidos por Valleca tiraban gases en la vereda, de modo que el viento llevara el fétido contenido de los cartuchos hacia el interior del edificio, donde miles de estudiantes –y los manifestantes– se ahogaban sin poder escapar, amén de correr un grave riesgo sus vidas vista la superpoblación que tenía entonces esa sede, en especial por la noche.
Valleca es el jefe de la Federal de Kirchner (y de Kristina) y cuenta con el plácet de Horacio Verbitsky y de Hebe de Bonafini, que parecen no registrar en sus puntillosos archivos la actuación que le cupo aquella vez. Así, este señor, cuyos subordinados reprimen de modo vil a los cartoneros, lleva los negocios que en su momento llevó el comisario Giacomino.
En cuanto a la política contra los cartoneros, en la que coinciden Kirchner y Macri, busca invisibilizarlos, echarlos de la ciudad, sacar la pobreza más allá de la General Paz para que nadie tenga estímulos que le permitan pensar si no estaremos, de nuevo, como hace 13 años, de fiesta en el Titanic. Kirchner, a través de su empresario afín Cirigliano (que antes fue afín a Cavallo y a Menem, época en la que construyó el imperio de mal servicio que sigue ampliando hoy día), manda suprimir el tren blanco –que era un peligro, es cierto–. Le tira la pelota a Macri, y este le pega de punta y bien lejos…
Me pregunto cuál será su próxima movida en este sentido y qué rol jugará la policía propia que quiere Bigote: ¿prohibirá el ingreso de los cartoneros a la ciudad?, ¿prohibirá el ingreso de pobres?, ¿expulsará a los pobres de la ciudad, como dicen que hizo Bussi en Tucumán?, ¿escindirá la zona norte de la Capital, independizándola del resto de la ciudad?

No me moleste, mosquito

I wanna sleep my sueñito!
La tableta espantamosquitos no cumplió su labor, y en el medio del sueño me despierta un vuelo de reconocimiento. Me forro con la sábana, cubriendo mi cuerpo por completo.
Pero los insectos desarrollan nuevas habilidades de generación en generación: se posiciona sobre mi rodilla, calibra su aguijón láser y me pica a través de la sábana.

¿Cuántas passwords tenés?

Yo conté 21, pero por ahí me olvido de alguna.

No tan distintos

Caigo en un ciber para actualizar este blog. La china que atiende me asigna una máquina junto a un sesentón gordo que juega en un casino virtual, y por media hora, contra reloj, encorvado y abstraído, copipego estas cosas en la semipenumbra del local.
En ese lapso el viejo de camisa clarita fuma tres cigarrillos. No tengo ganas de discutir ni de perder tiempo, y no le digo nada: sólo lo miro con un fastidio que no registra, y trato de esquivar el humo.
Termina un cigarro, llama por celular; vuelve a jugar. El reflejo verde de la pantalla de su PC tiñe la visión periférica de mi ojo derecho.
Publico el último post, le pago a la china y vuelvo al sol.
Tal vez no seamos muy distintos.

Caerán los muros (All the walls will fall)

Una marea humana
(la metáfora es válida porque fue tan inexorable como el mar)
derribó un muro.
Una marea más grande
–ahora sé que será verde–
derribará otros,
no hacia el Sur, sino hacia el Este y el Norte.
Abu Amar no se animó a decirlo,
los imanes comienzan a vocearlo,
yo hace mucho que lo sueño.
Un pueblo de pie hará caer los infames muros
y marchará hasta redimir Al Quds.
Y continuará hasta liberar Jaffa.
Insallah.

Cornelio (III)

Dentro del agua,
cabeza de platino,
siempre, ¿qué pasará
con todo lo que flota?
La vista se cortó,
cabeza de platino,
y el sol se suspendió
dentro del frío.

Hoy encontré tu olor
fugándose en la casa
y se rompió
la cara del silencio.

Solos, desnudos,
en agua suspendidos,
se llenará todo
de olor y gritos.
Toda la noche bajo el techo rojo,
arriba el vacío,
dejando atrás los pensamientos muertos.
Espíritu…

Hoy encontré tu olor
fugándose en la casa
y se rompió
la cara del silencio.

Hoy encontré tu olor
fugándose en la casa
y se rompió
la cara del silencio.

(Cabeza de platino)

Me quedó claro

Noticiero (de canal 26), 8 de la noche, informe sobre swingers.
La actriz porno Milena y su marido/productor, un gordo cincuentón quedándose pelado, con el pelo atado en una colita, la voz cascada y una camisa clarita berreta, hablan con el periodista ex Radio 10.
El gordo aclara que “8 hombres y 2 mujeres no es gang bang”.
Amén.

Cornelio (II)

Realmente
no sé si las cosas
o si tal vez las palabras.
Realmente
no sé los idiomas
o si las formas.

Arriba, muy alto,
parado, esperando…
Lejos de creer.
Abajo, muy chato,
rengueando, esperando…

Arriba la cabeza.
Sí.

Realmente
no veo las cosas (cosas),
siquiera palabras (aaahh).
Realmente
no veo las formas
y
menos
adentro.

Arriba, muy alto,
parado, esperando…
Lejos de creer.
Abajo, muy chato,
rengueando, esperando…

Arriba la cabeza.
Sí.

Arriba, muy alto,
parado, esperando…
Abajo, abajo…
Abajo, abajo…

(Realmente)

Esencia de vainilla

Me voy a empezar a dar inyecciones de esencia de vainilla en los huevos, así le mejoro el sabor a mi semen y nadie tiene más excusas para no tragarlo: que es muy amargo, que no me gusta, que me da ganas de vomitar…

Free Chabán

La verdad que tengo las bolas llenas de los familiares de Cromagnon que no se hacen cargo. Ni que decir de los patoteros como Iglesias o Righi.
Para ustedes los únicos responsables son Ibarra y Chabán, y para algunos también los músicos. ¿Por qué no se preguntan por las responsabilidades de sus hijos, novios, hermanos…?
En vez de bardearlo a Chabán, preguntate si no fue tu hijo el que tiró la bengala, y si no la tiró, preguntate por qué se quedó en un lugar donde todo el tiempo podía pasar algo. No digo que supiera que la puerta estaba cerrada, o que el humo de los paneles era mortal; pero tranquilamente podías terminar con la ropa quemada, o con el cuerpo quemado por las bengalas. Y si te quejabas eras un careta.
(A propósito: nadie desmiente a Chabán cuando dice que esos mismos paneles están en todos los boliches…).
¡Pero no importaba! Si estamos de la cabeza, si lo prohibido nos hace vivir. Todos los pelotudos que cantan eso (incluido tu finado hijo) deben saber que cruzar con luz roja no está prohibido porque sí…
En realidad, culpan a Ibarra para sacarle guita al Estado (siguiendo el ejemplo de las Madres de los desaparecidos), y desesperadamente necesitan culpar a otro porque no se bancan su propia culpa, porque no se bancan preguntarse por qué lo dejaron ir, o cómo era tan pelotudo de no darse cuenta (de no querer darse cuenta) de lo que podía pasar.
Ahora resulta que nadie sabía cómo era un recital de rocanrol, nadie sabe qué significa la hojita en las remeras (¿creerán que es lechuga?); nadie estaba en pedo, ni reloco, ni de la cabeza: eran todos santitos que no sabían que llevaban a criaturas a los recitales, que no sabían que había bengalas, que no sabían que las bengalas son peligrosas.
Y los padres no sabían adónde iban sus hijos, ni qué consumían (ah, perdón, seguro que tu hijo nunca se fumó un fasito…).
Vos decís que Chabán se escapó sin importarle ni uno de “nuestros hijos”. ¿A vos te importó tu hijo cuando lo dejabas ir a recitales?
Porque no es solo Chaban, Cromagnon, Callejeros, Ibarra. En TODOS los recitales, en Capital y Gran Buenos Aires, de todos los grupos de rock PASABA LO MISMO.
Y no solo en recitales: clausuraron el cine del shopping Liniers porque había butacas de más que obstruían la salida de emergencia. ¿Sabés por qué ese empresario, tan irresponsable como Chabán, no tuvo una desgracia? Porque ningún pelotudo prendió o consintió que se prendiera una bengala.
Pero claro, los que van a esos recitales se creen inmortales. Y los padres los apañan aún después de muertos (para no ver la responsabilidad de ellos, ni la de ustedes mismos).
Dan asco. Háganse cargo.

Zumba y vomita humo

¡Che! ¡Se está prendiendo fuego la heladera!

Thirty feet three by Dan Majerle!

Nothing but the bottom of the net!


Dios, que ha pasado el tiempo.
Dios (que no existe) ¡que ha pasado el tiempo!

¿Qué ha pasado conmigo en este tiempo?
¿Qué mierda hice en todo este tiempo?

Fifteen years, my friend. Fifteen…


Ya lo dije por aquí: hacer las cosas mal es lo único que sé hacer bien.

(Nota mental para una próxima entrada: Título: una vida perdida. Contenido: la mía).

Apuntes

La combinación de las tecnologías de la comunicación y las tecnologías de la información agrupa un conjunto de sistemas necesarios para administrar la información y, especialmente, las computadoras y los programas requeridos para convertirla, almacenarla, administrarla, transmitirla y encontrarla.
Las nuevas tecnologías designan un conjunto de innovaciones tecnológicas tanto como las herramientas que permiten una redefinición radical del funcionamiento de la sociedad. La revolución tecnológica que ha parido esta sociedad nueva se caracteriza por la generalización del uso de las tecnologías, las redes de comunicación, el rápido desenvolvimiento tecnológico y científico y la globalización de la información.
La aparición de la interfaz gráfica (el escritorio, los cuadros de diálogo) dejó atrás la necesidad de brindarle a la máquina instrucciones exactas, e introdujo una cultura de la simulación. Las computadoras dejaron de ser meras herramientas –que contenían información–, y pasaron a contener, también, personas, convirtiéndose en terreno para diversas experiencias sociales y para la expresión dramática.
Como medio de comunicación, la computadora nos ofrece nuevos modelos de pensamiento y recursos inéditos para proyectar nuestras ideas y fantasías. Penetrar a través de la pantalla en la red de redes supone un cambio de estado del espacio físico y biológico: nos vuelve espectadores encarnados (y partícipes) de diversos mundos virtuales en los cuales, cuando vemos, somos vistos, aunque a veces perdamos la cabal noción de ello.

Under the bridge

Me tomo el 46 para ir a Constitución. Llegando a Pompeya, recuerdo que tiene que doblar a la izquierda hacia el Este. Va por Sáenz, y no dobla; sigue por Sáenz, y ni encara para el carril izquierdo.
Se viene encima el puente y me digo “tal vez vaya hasta provincia y dé la vuelta allá”. Pero no: en vez de encarar la rampa se deja ir hacia el costado, por la colectora, y empiezo a preocuparme. ¿¡Nos vamos a caer al Riachuelo!? Imagino que un miembro de Al Qaeda consiguió laburo de fercho en la 46 y que caeremos al arroyo infecto como aquel tranvía de los años 30. Pero nadie se inmuta.
Justo antes de llegar al terraplén, donde se ve algún tipo de vegetación y se entrevé un asentamiento, dobla a la izquierda… ¡y pasa bajo el tablero del puente! Descubro que llevaba tiempo sin tomar ese bondi girando mi cabeza hacia uno y otro lado, hasta que reaparece el sol cuando vuelve a doblar y sale por la otra colectora para agarrar Alcorta.

Aflojá con la pincita

¡Qué feo les queda a las minas el exceso de depilación en las cejas! Le dan a la pinza hasta dejarse apenas un hilito de pelo sobre la cuenca orbital. Incluso jóvenes y pendejas.
¿Se creen que les queda bien? ¡Les queda horrible! ¡Parece que estuvieran haciendo quimioterapia! No te digo que seas un gallego cejijunto, pero hay algo que se llama armonía, bebé.
Y si no podés aplicar ese concepto en tu propia caripela… tuuuuuuuu-u-u… no vas a ser para miiiiii-i-i.
(OK, seguro que eso te chupa un huevo… Pero la armonía… ¡buscala! Y, de paso, ya que estás, buscá un lugar donde hagan implante pelo por pelo en las cejas)

Llamador de ángeles (II)

Podría trazar un mapa de las zonas que frecuento indicando cada uno de los departamentos (muchos más que casas, quizá porque en las casas están en lugares que no dan a la calle) donde se encuentran estos funestos ingenios. (Tal vez con la esperanza de que alguno vaya y los bombardee cual tanque israelí, o estadounidense en el hotel Palestine de Bagdad).
Empero, ninguno de ellos se compara con el monstruo de llamador de ángeles hiper extra large que vi frente a la parada del 97, en Cochabamba 3575, casi Boedo, en el barrio homónimo. Unas varas metálicas de medio metro esperaban que el viento tuviera la fuerza suficiente para mecerlas y así atronar la zona con su maléfico tintineo.

Cornelio (I)

Merezco morir hoy,
sí,
me merezco morir.
Telas hindúes
cubrirán el cuerpo muerto,
y abrazando los mundos
retozan las luces con ella.

Una larga caída,
un desfonde, un kyoto,
otras telas, otros colores,
sin música ni histriones.

Bajaremos,
incontenibles,
hasta donde el diablo pueda olernos.
Pudriremos profundos olores
pestilentes.

Hirsutas pavadas pectorales,
quizá también cerebrales.

Merezco morir hoy,
sí,
me merezco morir.
Telas hindúes
cubrirán el cuerpo muerto,
y abrazando los mundos
retozan las luces con ella.

Bajaremos,
incontenibles,
hasta donde el diablo pueda olernos.
Pudriremos profundos olores
pestilentes.

Hola, hola… Empecemos…
Hola, hola… Empecemos…

(Bajaremos)

sábado, 9 de febrero de 2008

¿Por qué no la antropofagia?

Vacas, ovejas, cerdos, ciervos, caballos, langostas, llamas, hormigas, cangrejos, jabalíes, liebres, gatos, pollos, pulpos, pavos, peces de agua fría (incluyendo peces espada), faisanes, conejos, peces de agua dulce (incluyendo dorados), gansos, palomas, caracoles, cobayos, cocodrilos, osos, perros, mulitas, ratas, patos, moluscos (entre ellos, almejas)…
¿Por qué no matar humanos con el fin de comerlos?
Lo juzgo más respetable que el de matar por casi cualquier otro fin. (¿O peco de utilitarismo?).
Además, contribuye doblemente a disminuir el hambre en el mundo: el que come es un hambriento menos; y el comido, otro…
(Ahora pienso que podría darse el caso de que el comensal no fuese un hambriento, sino un bon vivant deseoso de ampliar las fronteras del mundo gourmet).

Quiero irme

Quiero irme.
Quiero irme de acá.
Quiero irme del ruido, del insomnio.
De esta casa, de esta ciudad.
(Quiero irme del país y despertarme mañana en otro lado :lol:)
Quiero librarme de estos vecinos cancerígenos,
del campo gravitacional que me sujeta.
Quiero irme de mí.
De mi cara, de mi voz, de mi cabeza.
Y de mi cuerpo.
Quiero irme de mis recuerdos.
Quiero irme de mi pasado, de mi presente.
Quiero irme de la frecuencia narrativa que vibra incesante.
Quiero irme a la reputísima madre que lo parió.

Quiero irme


(¿Quiero irme de mí o quiero irme hasta mí? ¿Eh?).

¡Cavallo vive!

Domingo Felipe Cavallo es menos que un cadáver político. Es un innombrable, un paria, un tipo que difícilmente pueda salir a la calle. (Quizá porque del amor, o la admiración, al odio y al desprecio hay menos que una pared de 15).
En realidad, este megalómano y egocéntrico calvito era sólo un empleado: él ya no está, pero su legado sigue vigente en un gobierno “progresista” como el actual. Cavallo impulsó la bancarización compulsiva (pingüe negocio para los bancos) y, como parte de ella, el cobro del salario mediante una “cuenta sueldo” que cada empleador debe abrirle al trabajador en un banco. Por supuesto que esta cuenta incluye un cargo, que se deduce de la paga.
Y no solo eso: cuando uno va al cajero y la máquina de mierda no funciona, no tiene plata o lo que sea, te cobran un plus –de más de 4 pesos– por su uso. Entonces, si no se repuso guita porque es feriado, porque hicieron paro, etc., uno puede perder una hora de su vida tratando de conseguir efectivo, visitando cajero tras cajero, y ver cómo se le esfuman 12 o 16 mangos…
No conforme con eso, en los días de crisis en que reasumió su función de ministro con un amplísimo consenso, inventó el impuesto al cheque, que grava las transacciones mediante ese medio con un 6 por mil. Más todavía, obligó a que todas las operaciones cuyo monto excediera los 1000 pesos se hicieran a través de ese instrumento, con lo cual le aseguraba al erario una enorme entrada.
Ya superada la crisis, ya olvidado Cavallo, el impuesto al cheque sigue vivito y coleando, destilando imperceptiblemente nuestros ingresos y egresos. Por el contrario, el reintegro por pagar con tarjeta, cuyo objeto era promover la bancarización, acaba de ser abolido, de manera que seguimos cautivos de las desventajas del sistema mientras perdemos las pequeñas ventajas que nos otorgaba.
Nada de esto, en realidad, debería sorprender: bastará recordar cómo otro empleado de los bancos, Roberto Lavagna, puso fin a la crisis de 2002 desarticulando especulaciones hiperinflacionarias y elucubraciones sobre la desintegración estatal; y lo hizo con el simple trámite de autorizar las compensaciones a los bancos por la pesificación asimétrica.

Ya no (II)

Debe ser maravilloso tener amigos, sean buenos o malos: simplemente eso, un punto en un lugar del mundo. Un nombre, una dirección para enviar una carta, para caer una noche de sorpresa y sufrir esa agitación de los encuentros sorpresivos, donde la poesía ama de los hombres, en los grandes encuentros, sus pequeñas palabras temblorosas.
Espero carta tuya, como se esperan las cartas de los amigos, en cualquier momento.

(Miguel Menassa)

Ya no vendrá

Ya no vendrá
ni el techo dejará de aplastarme,
no dejará de verme
solitario, besando mi almohada,
solitario, quemando mi cama,
solitario, esperándola.

Ya no vendrá
ni sus labios de rouge dirán: algas,
algas y viento del mar…

Ya no vendrá
ni las heridas que marcan mi cara
se secarán en su boca de agua…

Siento que ya no vendrá.

Ya no

Querido Jorgito!
Si tu mail me llego!!!!! con un titulo Palestina Libre!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! no se porque pero inmediatamente supe de donde llegaba ..... :-))))))))))))))))))))) y me re alegro!!!!!! no sabes cuanto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! dije se lanzo a traves de internet!!!!! ahora no tendra mas secretos internet para el!!!!
No te asustes si hasta el jueves no te llegan mensajes, estare en Venezia, assicurazioni Generali, vendiendo el portal y de ahi no puedo mandar mails.
Ecco le foto fijate abajo ... y decime si te gustan.
Despues te mandare fotos de mi bulo, a ver si te gusta tambien.
Ahora te dejo porque tengo que laburar !!!!
Besotes,
Te quiero mucho!!!

Te quedó???????

I wish I was the warrior king in every language that I speak
Lord over all that I survey and all that I see I keep
Power omnipresent undiminished uncontrolled
with a massive violent fury at the center of my soul

I wish I was a warrior king inscrutable benign
with a faceless charging power always at my command
Footsteps so heavy that the world shakes
My rage instilling fear
Yet cautious firm but fair and good
The perfect Warrior King

I wish I installed angels in every subject's house
Agents of my goodness no one would be without
A steak on every plate, a car for every house
and if you ever crossed me
I'd have your eyes put out

You don't exist without me, without me you don't exist
And if logic won't convince you then there's always this:
I'm bigger, smarter, stronger, tough
yet sensitive and kind
And though I could crush you like a bug
it would never cross my mind

It wouldn't cross my mind to break your neck
or rip out your vicious tongue
It wouldn't cross my mind to snap your leg like a twig
or squash you like some slug
You are a violent messenger
and I'm not above your taunts
And if you hit me, you know, I'll kill you
because I'm the Warrior King.

(Lou Reed - Warrior King)

Nos encontramos en Tolchinsky y Scagliussi

Los nombres de las calles se parecen al tiempo. Nos anteceden y nos sobrevivirán.
Y cuando la corrección política llevó a cambiarlos, permanecieron arraigados, como Canning, Avenida del Trabajo, Provincias Unidas o 3 de Febrero: yo sigo diciéndole Cangallo a Perón, y por costumbre, no por cuestiones ideológicas.
Las calles nuevas tienen nombres que pecan de artificialidad: Elvira Rawson de Dellepiane, Azucena Villaflor, Alicia Moreau de Justo… Una calle adquiere su nombre real cuando su longitud o su cacofonía son pulidos por la gente: así, uno vive en Loria, y no en Sánchez de Loria; en Bustamante, y no en Sánchez de Bustamante; en Oro, y no en Fray Justo Santa María de Oro.
Por lo demás, ser un epónimo urbano da una visibilidad (en el) inconsciente que lleva a la idea de “algo (bueno) habrá hecho” para que una calle lleve su nombre. Esta idea es reforzada por los mencionados cambios de nombres que transformaron en calles y autopistas a Borges, Eva Perón, Armenia (ex Acevedo), Cámpora o el ignoto (y radical) intendente Rabanal.
Esa visibilidad, la de Manuel García, Uriburu, Mitre, Aramburu, Rivadavia, Lavalle o Roque Carranza (gorila terrorista ponebombas, con las manos manchadas con sangre, responsable de varias muertes cuando buscaban derrocar a Perón), tiene su contracara en la invisibilidad de Rosas y de otros caudillos federales, como Peñaloza, López o Ramírez.
¿Qué hace falta para ser epónimo urbano? Formar parte del incuestionado orden unitario, ser un caudillo de un partido cuyos concejales motorizan la cosa, ser un guerrillero internacional (o su homónimo), ser un guerrillero nacional (pero internacionalista), aparecer en la cabeza de un legislador como una buena oportunidad de tener prensa, responder al lobby policial o eclesiástico…
Preferiría vivir en una ciudad cuya toponimia no bajara línea ni dijera –junto con los azares y las roscas municipales– quién debe ser recordado y quién no. Pero esa es una de las atribuciones del Estado y de quienes lo usufructúan.
Así las cosas, podríamos encontrarnos en Achala y Agaces, en la calle Caperucita, o en Millán y Prudan (no, ahí ya no); en Pomar y Trole, en Bombero Senzabello o en Andrés Baranda (para rescatar a héroes locales, que no llegaron a Capital), en Sandokán y Trotsky, en Israel y Palestina, o en Estado de Israel y Estado de Palestina, en Charly García y Leo Maslíah, en Fangio y Favaloro o en Tolchinsky y Scagliussi, que quizá representen la manida reconciliación nacional más que la esquina de Rosas y Sarmiento propugnada por Pacho O’Donnell.

That’s the story of my life (II)

NADIE

NADA

NUNCA


Robo de bebés

Lo que hacen las FARC, eso de quitarles los niños a sus madres capturadas/secuestradas y darlos para su tenencia a sujetos afines a ellos, ¿no se encuadra dentro de lo que habitualmente se llama robo de bebés?

Nombres alternativos de este blog

http://sonrisahaitiana.blogspot.com
http://noplace.blogspot.com
http://contratodoytodos.blogspot.com
http://esestoosaliramatargente.blogspot.com
http://porlodemas.blogspot.com
http://unalaridoinaudible.blogspot.com
http://poniendolaenergiaenellugarequivocado.blogspot.com
http://asfixia.blogspot.com
http://psychokiller.blogspot.com
http://quieroquememiresami.blogspot.com
http://vaaserparaquilombo.blogspot.com
http://eluniversomeestanadverso.blogspot.com
http://buscaunaconexion.blogspot.com
http://fatigacronica.blogspot.com
http://quierodormirhastalasdosdelatarde.blogspot.com

El loco turbina

El nuevo símbolo de estatus de la pajericonsumista clase media recompuesta es el fucking aire acondicionado.
Pero más allá de la paja, está bien, es práctico: hace 33°, te cagás de calor, bueno, lo entiendo.
Ahora, si son las 5 de la tarde y hace 25°, y uno pagaría por que todos los días de verano fueran así (por que todos los días fueran así), ¿es necesario que enciendas esa turbina que instalaste en la parte de afuera del balcón, justo encima de mi cabeza? ¿Es necesario ese gasto de energía, es necesario hacerme vivir (y dormir) con ese zumbido, con esa vibración, con ese aire manipulado y tecnificado?
El loco turbina entiende que sí, y tiene un orgasmo posconsumista cuando enciende el aire. Aunque esa noche haga 21°.

(Iba a preguntarme si era necesario encapsularse y escindirse de la módica expresión de la naturaleza, de la totalidad natural, que es el clima. Demasiado sofisticado: la loca turbina de arriba enciende el aire… ¡y deja el ventanal abierto!).

Haga un bien, mate un perro

Hay que matar a todos los perros de la ciudad.
Y a sus dueños.
A las viejas que tienen un perro pequeño e histérico, como ellas.
Y a sus perros.
A los tipos que tienen dobermans y Rottweilers, y pittbulls y boxers, que los hacen sentir invulnerables.
Y a sus perros.
A todos los perros hay que matar.
Oh, una ciudad sin ladridos ni caca en las veredas; sin mordeduras ni ataques inesperados.
Muerte a los perros.
YA.

Pelado

Vos la mataste.
O vos la mandaste matar.
Se te nota la violencia en cada gesto, en cada argumento, en cada palabra serena.
Dejá de embarrar la cancha con tus apariciones mediáticas, porque vas a necesitar mucho más que eso para zafar como zafaron Carrascosa y el que mató a Nora.
Pelado asesino. Pelado, asesino.

Dolores Barreiro

Sí, no te voy a decir que no está buena, aunque los años pasan, implacables. Las piernas kilométricas, la fineza, las gomas sutilmente hechas, los labios bioplastificados…
Pero transmite frialdad y soberbia. Es una heladera que condesciende a bajar de su burbuja belgranense de origen-pilarense de residencia para que los mortales podamos apreciar su belleza inalcanzable, a toda ella inalcanzable: alumna bien aprendida de colegio caro, la más concheta de las conchetas, la más top de las top, no es lo suyo rebajarse a decirle “muqui” a la otra. Another level, baby.
Nos hace un favor a los espectadores, a los pajeros, y también a los diseñadores y demás integrantes del submundo de la moda y la TV, y nos brinda gotas de su lánguido glamour con indolente suficiencia y desdén.
Con esta, sí, a diferencia de Araceli, me he hecho unas cuantas pajas: y en ellas le sacaba la altivez a pijazos masivos, gangbaneada, triple penetrada reiteradamente, esclavizada, estrella de una versión bizarra y personal de la Historia de O. Alimentada a leche masculina hasta que su frigidez postural se trueque en un atisbo de orgasmo, no por la estimulación, quizá, sino por sentirse finalmente puesta en caja, domada y bajada a la realidad; aniquilada su actitud de querer ser musa onanística solo para la gente como uno: si vivís de Santa Fe para allá no te podés pajear conmigo, querido.
Raro que no se lo llevó a Cambiasso. Ese sería un buen lugar para ella. O, si no, gato de una realeza que no tenemos, pero que, como a su admirada-envidiada Susana, le haría sentir que pertenece. Sin embargo, fue Pancho Dotto el que le rompió la telita cuando tenía 17 y todavía iba al cole… (Pancho, esa fue tu obra maestra, ¿no?).
Bajate del equino, Dolo…

That’s the story of my life

Doin' things wrong is my way of doin' things right

Examen de salud de la UBA

Si alguien, por el azar de Google, llega a esta página y cursa en la Universidad BovinA, no se haga el examen de salud “obligatorio”. Es un curro de la UBA, tenés que garpar, no te dan los resultados, te patotean que tenés que hacértelo, que, si no, no te dan el título, etc.
Por ejemplo, el "examen oftalmológico" es así: vos pasás, la mina te pregunta por qué usás anteojos, "porque soy miope", y entonces anota en un cuaderno de los que se usan en la primaria "miope". Eso es TODO el examen oftalmológico.
Y si tenés los dientes rotos, quieren obligarte a que te los arregles, y te dicen que tenés que presentar un certificado del dentista, bla bla bla (aunque el papelito que te dan al principio habla solo de que te van a revisar, no de que tenés que arreglarte lo que funcione mal). Mirá, boluda, si pudiera arreglarme los dientes, me los habría arreglado hace 15 años. Si no me los arreglo es porque sufro más yendo al dentista que con el dolor de muelas.
Por lo demás, si tengo sida, ¿también vas a pretender que me cure para seguir cursando? ¿O voy a tener que presentar el certificado de que estoy en tratamiento?
Y una más: me pidieron el teléfono de un adulto responsable. Perdón????????? Yo soy adulto y responsable. ¿Para qué querés el teléfono de, por ejemplo, mis padres? Para llamarlos y decirles “su hija tiene el himen desgarrado, su hij@ tiene el esfínter anal dilatado, su hij@ tiene sida?”.
Fuck off, la UBA, su examen de salud y toda su mierda.
¿Sabés por qué no me van a dar el título? Porque me fui antes, como me fui antes del colegio, como me voy de todos los lugares de mierda de los que puedo irme. Me cago en la paja abyecta de decir “estudio en la UBA”. ¿A qué te dedicás? Trabajo y estudio.
FUCK.

Señalética necrofílica

En varios lugares de la ciudad han aparecido últimamente recordatorios de “detenidos-desaparecidos”: placas al pie de árboles tan nuevos como resecos, otras que los consagran como epónimos de diversas plazoletas, baldosas multicolores avisando en las veredas que allí vivó Fulano de Tal, “militante popular”.
Tenemos aquí el primer problema, la categoría “militante popular” fue creada ex post y en ella se engloba –y difumina– un sinnúmero de actividades. Por ejemplo, entre esos “militantes populares” sin duda había una buena cantidad de integrantes de organizaciones revolucionarias cuyo modus operandi contemplaba el secuestro, la tortura y el asesinato, incluso el de niños. Omitir su pertenencia a esas organizaciones y su participación en la lucha armada, callar que estaban dispuestos a dar la vida, y también a quitarla, es ningunear su decisión; es una miserabilidad marketinera que trata de recortar la realidad y hacer un collage más comprable por las mayorías, que no aprueban los métodos violentos.
Entonces, queda mejor decir que aquí vivió un “militante popular”, y no un miembro de Montoneros, las FAR, etc. Esta movida era comprensible cuando las Madres callaban la militancia armada de sus hijos frente a la Comisión Interamericana de DD. HH. en 1979, según admitió una de sus integrantes, reporteada con motivo de los 30 años del golpe. Después, trocó en la mierda de Fernández Meijide, que hizo su carrera política con la sangre de su hijo, afirmando que “se lo llevaron por equivocación, lo confundieron con otro del mismo nombre que estaba en una agenda”.
Como parte de ese bombardeo publicitario, he/mos oído hasta cuestionarla la mentira de que sólo el Estado puede violar los derechos humanos; el reclamo de “los hubieran juzgado”, que omite maliciosamente que hubo juicios, que se condenó a los guerrilleros, que estos forzaron la amnistía el día que asumió Cámpora y que al salir fueron y mataron al juez Quiroga, a Mor Roig, etc.; o la afirmación de que el terrorismo estatal es peor que el particular.
Sobre esto último, una trampa discursiva con la que buscan librarse de culpas y de posibles procesos, no tengo dudas de que el terrorismo que tiene como fin hacerse con el poder del Estado es tan condenable como el que se ejerce para mantenerlo: si alguien secuestra, tortura y mata para llegar al Estado, revela en su accionar que tolera esas prácticas, y resulta evidente que seguiría ejercitándolas en el caso de disponer de los recursos estatales.
El otro extremo de la versión para niños es el de Hebe de Bonafini, para quien “no se los llevaron porque sí, se los llevaron porque eran revolucionarios”. Eso, además de poner al aparato represivo en un lugar de infalibilidad, abre la puerta al tema de la necrofilia partiendo de una falacia: se llevaron a los buenos (a “lo mejor de una generación”, dicen los incansables vendedores de humo), y los que quedaron, con Firmenich a la cabeza, son los malos o los traidores… En realidad, mataron a los que mataron, y a los que no, no, por las miles de razones que en una guerra como esta pueden producirse.
El otro asunto es la necrofilia. La fascinación por la muerte, basilar en esa militancia, parece anticipar el fracaso de la acción armada: se remonta al deseo de “seremos como el Che”. Sí, como el Che: serán remeras, entonces; o pósteres. O cadáveres.
¿Por qué no recordar también a los vivos? ¿La muerte es un mérito, o es que la culpa los abruma? ¿Por qué no poner en la calle Constitución una baldosa que diga “aquí vive Susana Malacalza, de la mesa directiva del PRT-ERP”? ¿Por qué no poner placas en la oficina de Verbitsky, en el despacho de Obeid, en la banca de Remo Carlotto?
En este sentido, vemos que hay un par de innombrables (Galimberti, Firmenich) y muertos cuasi canonizados. Los sobrevivientes rara vez se hacen cargo en público de su historia y de sus decisiones (historia que incluye la disposición de matar gente, o el recibir órdenes de Firmenich. Digo, si era tan malo, si era un infiltrado, ¿por qué prohombres como Walsh o Urondo o Bonasso recibían órdenes de él?).
Hay un silencio enorme al respecto, sólo roto por la historia oficial light versión Abuelas, y pocos, casi ninguno, se hace cargo de haber tomado las armas y de la visión absurdamente pueril de “yo no combatía por mis hijos, yo no combatía por el futuro; yo pensé que ganábamos” (Malacalza dixit). Nena, ¿vos sabías lo que pasaba del otro lado de la cordillera?
Por lo demás, la mariconada de la queja ante la respuesta masiva del aparato represivo también fatiga. ¿Qué pretendían, que militares y policías permitieran que los mataran a ellos y a sus familias? ¿Que quienes detentaban el poder del Estado, democráticamente elegidos o no, permitieran que otros grupos se hicieran con sus ventajas?
¿O es que esa mariconada también forma parte de la movida publicitaria? Eso es el Estado, chicos. No se ofendan, pero todos los Estados son eso: EE. UU., el ilegitimo ente siongenocida, la RDA; Francia, que juzga a los represores argentinos a los que les enseñó a torturar, pero libera a los suyos… ESO es el estado.
Y el que reivindica la solución de los conflictos por medio de la violencia tiene que bancarse que venga uno más violento y lo haga mierda. Vos querías resolverlo a las piñas, y vino Tyson y aniquiló tu accionar: ¡bancatela!
(Esa es otra construcción: se redujo a la nada el accionar revolucionario, de acuerdo con lo mandado por el gobierno democrático, para lo cual fue necesario reducir a la nada a muchas personas, como en toda guerra: pero no a todas. Está lleno de ex revolucionarios que no fueron aniquilados y que continúan viviendo y lucrando. Eh, luchando…).
Visto lo cual esperamos con ansias las plazoletas con los nombres de los fusilados en La Tablada.