miércoles, 13 de septiembre de 2017

Orden

A veces, si ando cerca de tu casa, me desvío para pasar caminando por la cuadra donde vivís.
¡Qué obse!, me digo.
Después, me doy cuenta de que lo que en realidad estoy buscando son esas mismas cuatro letras en otro orden.
(¡Qué idiota!, me digo. Así no va a ser).

2 comentarios:

S. dijo...

Hola Olga! cómo andás tanto tiempo? quería avisarte que retomé el blog. Por si tenías ganas de pasarte por ahí.
Besos!
www.rabiosoatril.blogspot.com.ar

y.0. dijo...

No, no era una cosa de idiotas.
Por una vez, fue. Sucedió. El encuentro y un par de besos.
Okey, no fueron besos estremecedores, no hubo intercambio de fluidos, pero sucedió.
Y no solo pasó, sino que me regaló el inmenso alivio de un diálogo en esa esquina que ahora amerita un monolito recordatorio, el cual -el diálogo- me hizo saber que está todo bien, que dejé un buen recuerdo.
Y me dio la chance de, finalmente, poder decirle, pronto, feliz cumpleaños.
Gracias. A quien corresponda. Si es que a alguien corresponde, gracias.